The Hispanic World I (S331)

Antología:  "La narrativa"*

_____________________________________________________

Este texto te dará una introducción técnica a la narrativa.  Usaremos estos conceptos durante todo el curso.

Tarea:  Lee cuidadosamente este texto práctico sobre la narrativa.  Responde (de forma informal, notas) a las preguntas que encuentras, anota tus preguntas o comentarios, y trae todo a clase el día de la discusión.

_____________________________________________________

La Narración

Definición:  La narración en una obra literaria es cuando un narrador cuenta una historia.  Las formas de narración han existido desde la antigüedad.  El punto de origen fueron los mitos:  por ejemplo, el mito de Narciso, el mito de Prometeo, etc.  Los mitos son historias inventadas por la gente para explicar y dominar el mundo que los rodea.
¿Cuál es otro mito que Ud. Conoce y qué aspecto del mundo explica?

La novela es la forma narrativa más estudiada, aunque es un fenómeno relativamente reciente.  La diferencia principal entre la novela y el cuento es de extensión:  es fácil notar la gran complejidad de la novella.  En cambio, el cuentista, como escribe narraciones breves, no tiene la oportunidad de ampliar las ideas.  Por lo tanto, el impacto del cuento tiene que ser inmediato y muchas veces el final es inesperado.

A.  Un modelo:  El texto literario como comunicación
El elemento más importante para la lectura de la obra narrativa es el texto literario.  El texto literario es un compendio de palabras, cada una con su significación o multiples significaciones.  Hay dos modelos básicos de cómo estas significaciones se comunican al lector:

1. Según algunos críticos, el lector es responsible de buscar la significación formulada por el autor.  Así, el texto es un misterio con pistas que pueden llevar al lector a una interpretación válida, si el lector es capaz de seguirlas.  El texto tiene una identidad independiente que el lector tiene que encontrar y analizar.

2. Según otros, el lector da la significación al texto cuando lo lee.  En este modelo, la interacción entre el lector y el texto es necesario.  Cada lector tiene su propia reacción al texto según su propia colección de experiencias, su propia cultura.  La identidad del texto solo es creada en esta reacción.
Las distintas maeras de estudiar un texto producen gran actividad crítica.  Esta crítica debe evitar dos cosas:  el análisis mecánico y la subjetividad absoluta.  Entre estos dos extremos la investigación literaria puede ser productiva.


1.  El emisor = el autor o el narrador (depende del contexto de la discusión)
En el modelo comunicativo, el emisor se relaciona con el autor y con el narrador.  El autor inventa el texto siguiendo las convenciones del arte literario, pero el verdadero emisor del texto, el que posee la voz intratextual (dentro del texto) es el narrador.  La voz narrativa o del narrador determina el punto de vista de la obra.  A veces se emplea el yo de la primera persona, el yo de una voz subjetiva que puede ser la del protagonista, de un personaje secundario o de un testigo de la acción.  La voz narrativa puede ser un narrador omnisciente que lo sabe todo, incluso los pensamientos de los personajes.  También, el narrador puede ser un observador externo o testigo, quien nos presenta una visión limitada.  En algunos casos, el narrador tiene una personalidad fácilmente identificable, en otros, no existen claras características individuales.  De todos modos, es necesario distinguir muy claramente entre el autor, que es la persona que controla narración desde afuera, y el narrador, quien controla la narración, y bien la comunicación de toda información, desde adentro.
¿Qué obras literarias conoce Ud. Con un narrador fácilmente identificable?  ¿Cómo se lo conoce?

El narrador no tiene la obligación de decir la verdad.  Por eso, al analizar un texto, tenemos que analizar también el papel del narrador y la relación que existe entre lo que se dice y lo que se muestra.  La acción, el diálogo y otros elementos textuales pueden enfatizar lo que dice el narrador fidedigno (reliable narrator) o desmentir lo que dice el narrador no digno de confianza (unreliable narrator).
¿Qué ejemplos ha visto de un narrador no digno de confianza?

2.  El mensaje = El texto
El segundo elemento literario del modelo comunicativo es el texto, el cual se equivale al mensaje de la comunicación oral.  Por lo general, el mensaje oral se presenta de una manera directa:  “Vete al mercado.”  “Hay un examen mañana.”  “Quiero un café con leche, por favor.” El mensaje de una obra de ficción puede ser directo o indirecto, presentado en términos literales o en sentido figurado.  El escritor busca con frecuencia modos de presentar lo común como algo nuevo y original y por eso, el lector tiene que buscar el mensaje a través de una interpretación de las múltiples facetas del texto.
¿Qué razones pueden existir para que un autor escriba una obra de ficción para comunicar su mensaje?

3.  El receptor = El lector
El que oye el mensaje comunicado por el hablante es el receptor.  En muchas obras narrativas hay un narratario (personaje creado en la obra que recibe el mensaje) además de un lector real.  En Lazarillo de Tormes, esta narración va dirigida a “Vuestra Merced,” persona conocida por el protagonista, Lazarillo.  Como resultado, hay dos receptores en Lazarillo de Tormes, un narratario, dentro de la obra, y un lector real, fuera de ella.  Todos nosotros seremos lectores reales de los cuentos que leamos este semestre.
¿Qué otras obras literarias conocen que contengan un narratario?
 
 

EL CÓDIGO COMUNICATIVO:
LA COMUNICACIÓN ORAL VERSUS EL TEXTO LITERARIO

La comunicación oral
El emisor
(El hablante)
El mensaje
(lo que se transmite, por lo general, de forma directa)
El receptor 
(El oyente)

 
 
El texto literario
El autor
El texto
El lector
El autor
 

El narrador
 

Los personajes
(diálogo)
 

Los pensamientos
(monólogo interior)

El discurso
(lenguaje)
 

La historia
(lo que se cuenta)
 
 

El tema
(significación y mensaje de lo que se cuenta)

El lector real
 

El narratario











 


 

B.  Elementos prinicipales del texto literario
En toda obra narrativa, el autor usa ciertas convenciones literarias para comunicar su mensaje; éstas son los recursos literarios que forman parte del mundo ficticio.  Tanto el cuento como la novela están constituidos por tres componentes:  la historia, el discurso y el tema.  La historia es lo que pasa en una obra, el discurso es la manera de contarlo (el estilo), y el tema es la significación de lo que es narrado.

1.  La historia
La historia, llamada también fábula o argumento, tiene varios componentes típicos de la narrativa en general que forman la trama (plot) u organización de la materia.  Estos elementos son:  la exposición, el desarrollo, el suspenso, el punto decisivo, el clímax y el desenlace.

a. La exposición o planteamiento del asunto.  Son los datos necesarios para entender la acción de la obra:  por ejemplo, la descripción del ambiente, una explicación de la circunstancia inicial, la relación entre los personajes, el tiempo y el lugar.
b. El desarrollo.  Representa la introducción de las acciones de los personajes y uss motivos.
c. El suspenso.  Se manifiesta en la tensión dramática y es una especie de anticipación de lo que va a pasar.
d. El punto decisivo (turning point).  Puede ser una acción, una decisión o la revelación de algo que cambia la dirección de la obra.
e. El clímax.  Es el momento culminante, el resultado del punto decisivo.
f. El desenlace (denouement).  Es la parte que presenta las consecuencias finales del clímax.


Una obra narrativa pude tener un final cerrado o un final abierto.  En el caso de un final cerrado, se ve la solución o resolución del argumento; por ejemplo, la muerte del protagonista en Don Quijote o el descubrimiento del asesino en una novela policiaca.  Si la acción queda incompleta o sin resolución fija, el final se considera abierto:  por ejemplo, Scarlett O’Hara en Lo que el viento se llevó, grita al final, “Mañana será otro día.” Esto implica la idea de una continuación.  Ninguna de las películas en la serie Star Wars tiene un fin cerrado.
 

2. El discurso
La historia representa la acción contenida en la obra narrativa.  El discurso representa la manera cómo se expresa esa historia.  En términos generales, el lenguaje narrativo comprende las partes siguientes:  la descripción, el diálogo, la narración, el comentario del narrador, la organización y presentación de la materia, la creación del ambiente y el tono.

a. La descripción.  Sirve para crear el marco escénico:  tiempo y lugar.
b. El diálogo.  Refleja la interacción verbal entre los personajes, mientras que el narrador omnisciente puede presentar los pensamientos de éstos, a veces en forma de mónologo interior (stream of consciousness).
c. La narración.  Presenta la acción.
d. Los comentarios del narrador.  Ofrecen datos, y muy a menudo, juicios, sobre la situación narrativa o sobre los personajes.
e. La organización y presentación de la materia.  Es la forma de estructurar la obra.
f. La creación del ambiente.  Constituye el efecto emocional producido por el texto, el aura que predomina en él.
g. El tono.  Nos presenta la actitud que adopta el narrador ante los asuntos textuales.


Todas estas partes del discurso contribuyen a la presentación de los personajes literarios.  Generalmente un personaje puede ser descrito por el narrador o por otros personajes.  Sin embargo, hay que tener presente que las descripciones pueden ser acertadas o equivocadas; por eso hay que fijarse en el tono de las mismas.  El diálogo también es importante para conocer a los personajes porque por medio de sus propias palabras a veces podemos descubrir sus pensamientos.  A pesar de todo, no se puede juzgar a un personaje solo por lo que dice o por lo que los otros personajes dicen de él, sino que también es necesario juzgar sus acciones.  Además, la interacción de éste con los demás y con su medio ambiente (trasfondo) puede revelar mucho.

Discurso literal y discurso figurado.  El discurso literario puede ser directo o indirecto, literal o figurado.  Por ejemplo, el escritor puede utilizar la palabra rosa para referirse a la flor misma, es decir, a la cosa.  En este caso, hay una correspondencia directa entre el significante (palabra) y el significado (rosa).  Esto es discurso literal.  Pero el escritor también puede utilizar la palabra  rosa no para referirse a la flor, sino para señalar la belleza (porque la rosa es bella, por ejemplo), o para presentar la imagen de la brevedad de la vida (porque la rosa se marchita pronto, por ejemplo).  En estos casos, la correspondencia entre el significante y el significado es indirecta – simbólica – pero si el símbolo tiene aceptación general, se llama arquetipo.  Un ejemplo de un arquetipo es la figura de Venus porque represnta la imaen de la belleza física femenina.
¿Cuál es otro ejemplo de un símbolo?  ¿Cuál es otro ejemplo de un arquetipo?
 

3.  El tema
El tema marca la base ideológica del texto; es, pues, un punto de contacto entre la historia y la forma lingüística de una obra literaria.  Por tema se entiende la/una idea centra o la unidad de los conceptos del texto, tanto como el valor significativo – el/un mensaje fundamental – de estos conceptos.

El tema de una obra literaria puede ser explícito (expresado de una maera directa) o implícito.  En El conde Lucanor, una colección de cuentos del siglo XIV, don Juan Manuel escribe al final de cada cuento una moraleja, la cual de forma explícita revela el tema del cuento.  Lo mismo suele ocurrir con los cuentos de hadas (fairy tales).
¿Cuál es un ejemplo de la moraleja explícita en un cuento de hadas?

Sin embargo, en la mayor parte de las obras narrativas, el tema está implícito.  Se puede formular el tema según el efecto creado por el texto:  el énfasis conceptual del aturo, la sifnificación de las acciones, lo que pasa con los personajes, los comentarios de los personajes y del narrador.
¿Cuál es un ejemplo de la moraleja implícita en alguna obra literaria?

Leitmotivo
Es común notar ciertas variaciones sobre un mismo tema literario dentro de un texto.  Los temas (o situaciones o ideas) que se repiten se llaman leitmotivos.  Por ejemplo, cada vez que don Quijote se enfrenta con una situación dramática, se deja llevar por sus fantasías heroicas derivadas de sus lecturas de novelas de caballería.  Un tema musical también puede servir de leitmotivo.  La conocida “Obertura de Guillermo Tell” se ha utilizado en el cine y en la televisión para señalar la llegada del Lone Ranger, y todos recordamos el leitmotivo musical que anuncia la presencia del tiburón en Jaws.
¿Qué otros ejemplos de leitmotivos literarios o musicales se le ocurre?
 

C.  El análisis del texto literario
Se llama estructura de un texto a la combinación de todos los elementos literarios, al resultado final.  Los críticos emplean varias metodologías para analizarla.  Las metodologías que dependen exclusivamente de la materia textual se llaman formalistas, pues se basan en un examen de los aspectos formales de la obra.  Otras tienen un punto de enfoque extratextual y provienen de una consideración de la obra en función de otros sistemas:  biográfico, socio-histórico, filosófico, piscológico, lingüístico, etc.  Un estudio del desarrollo de la trama de una obra, o de la perspectiva narrativa, o de la creación de imágenes, tendría una base formalista.  Al contrario, una comparación entre la temática filosófica de una obra y sus antecedentes teóricos, o el análisis de un personaje literario según las teorías psicoanalíticas de Freud, por ejemplo, tendrían una base extratextual.  Estas dos metodologías, formalista y extratextual, pueden ser útiles en el estudio de cualquier tipo de lectura, literaria o no.
 

*Texto adaptado de Aproximaciones a la líteratura hispánica y de Dr. Dennis Pollard, University of Michigan.